Conectarse

Recuperar mi contraseña

















  
  
  
  
  
  
  
  

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Miér Ene 21, 2015 11:33 pm.

Últimos temas
» Moon Light {Elitel}{SE NECESITA GENTE}{RECIÉN ABIERTO}
Sáb Mayo 21, 2011 9:46 pm por Invitado

» Russian Roulette | Elite |
Dom Mayo 15, 2011 6:55 pm por Invitado

» Eating Out {Elite} Foro de temática gay
Miér Mayo 11, 2011 11:01 pm por Invitado

» ♥A Second Chance for Love and War♥
Dom Mayo 08, 2011 2:34 pm por Invitado

» Cuentos de Noreth (Afiliación normal) Rol Fantasia Medieval
Vie Mayo 06, 2011 12:52 pm por Invitado

» Depredadores de la noche
Mar Mayo 03, 2011 11:29 am por Invitado

» Afiliación Vampire Chronicles
Dom Mayo 01, 2011 4:47 pm por Invitado

» Invisibli Monsters - Trama dos - Cambio botón Normal
Sáb Abr 30, 2011 11:36 am por Invitado

» Anarchie isn't a game {FORO NUEVO, Recién abierto} [Normal]
Miér Abr 27, 2011 12:47 pm por Invitado








 The Rol Blog
Amore amore...         fragile Eternity Make It Count Gardancy Life                Eternal Rain  Image and video hosting by TinyPic  Live Your Dream Last Afternoon for Love {Catch Me ;The Volturi Kingdom Photobucket Sundown Tinta derramada   Alias  Shadow Puppeteer Enigmal Bristol Academy   Wellesley College;    Sweet Temptation    Auckland At Dusk  Marauders RPG...  F*ck Yeah    Le Style Le Style        

¿Aqui? ¿Allí? ¿Dónde? {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Aqui? ¿Allí? ¿Dónde? {Libre}

Mensaje por Gabrielle I. Mazzolo el Vie Feb 25, 2011 10:18 am

Las noches seguían pasando en ese odioso lugar. Realmente no le parecía odioso, pero no le gustaba nada dormir sola; los momentos anteriores a caer presa del sueño eran los peores, en los que su mente peores juagadas le hacía pasar… y el propio sueño se le hacía interminable. Ella era una de las pocas personas que siempre recuerdan lo que sueñan, y no porque estos fueran agradables, sino todo lo contario, las pesadillas se amontonaban en su mente esperando su turno en las eternas noches. Realmente no era algo agradable para ella; pues además nunca conseguía despertar a tiempo, solo cuando le mataban. Aun así, nada más despertarse usaba kilos y kilos de maquillaje para borrar las marcas de sueño: sus ojeras. Al final se había acostumbrado a dormir poco, pero las pesadillas seguían trastornándola; la única forma de que durmiera bien, era con alguien a su lado y en el lugar no estaban por la labor de dejarle compartir cuarto y aun menos, cama, con otra persona. Además no le gustaba su psicólogo, no era como Filippo, nadie era como él. Eso le recordó que aun no sabía nada sobre él, que no tenía ni idea de si habría recibido la carta, de si había aceptado… a lo mejor, mientras ella estaba quieta, mirando por la ventana de la sala de recreación, él estaba en una de las oficinas, releyendo mil veces el nombre de “su paciente estrella” aun sin poder creerse que se tratara de Gabrielle. Este pensamiento le sacó una de sus habituales sonrisas, y con su peluche “Joke” en las manos, se fue con su habitual paso-salto hacia las oficinas de los psicólogos. Seguramente a otros no les dejarían deambular por allí con tal libertad, pero su buen comportamiento y su “inofensividad”, además del dinerillo extra que pagaba su familia le dejaban ciertos lujos.

Iba tarareando una canción de la que ni siquiera recordaba el titulo, que había escuchado p0r casualidad en la radio, una canción vital y relajante al mismo tiempo, con una melodía pegadiza. Iba tratando de abrir las puertas conforme las veía, en busca de alguna oficina abierta o con alguien dentro. Algunas de ellas estaban ocupados, pero en ninguna estaba Filippo, por lo que se fue con un adiós y una de sus sonrisas monosas. EL resto estaban vacías. Su cara hasta hacia unos minutos sonriente, ahora tenía una arruga en la frente que mostraba su cara ofendida, confusa y sobretodo enfurruñada. Sus labios estaban con pucheros y tenía los ojos brillando pro las lagrimas que aun no habían salido. Giró el último pomo y descubrió que estaba abierta; la cara se le iluminó y entró abriendo la puerta con gran énfasis. << Filippo >> chilló extasiada de felicidad convencida de que debía encontrarse allí dentro. Su sorpresa cuando en vez de a él se encontró la sala vacía, fue enorme y la mala hostia que le entró después, fue gigantesca. Cerró la puerta de un portazo y se sentó en uno de los sofás que habían en la sala. La decoración le traía sin cuidado así que la ignoró. Ya en el asiento, se abrazó las piernas; las lagrimas salían de sus ojos, pero no por tristeza, sino por pura furia y exasperación, y mucha impotencia. No estaba, no había llegado. ¿Y si no iba? ¿Y si no volvía a verle jamás? ¿Qué haría entonces? ¿Algún otro hombre podría enamorarla de nuevo? ¿Y una mujer? ¿Cómo sería ese alguien? Perfecto, sin duda alguna, sino no podría sustituirlo. Mil y un problemas se agolpaban en su cabeza y no podía dejar de pensar en que él no iba a llegar nunca, en que todo le salía mal… y cada vez se enfadaba más.

Gabrielle I. Mazzolo

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 21/02/2011
Edad : 25
Localización : Hospital Mental de Vecordia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.